Revestimiento de túneles para central hidroeléctrica en Niágara

Protección contra la intrusión de agua a través de revestimiento de túnel

The Niagara Falls

Nombre del proyecto: Niagara Tunnel Facility Project
Fecha del proyecto: 2009
Productos: Revestimiento de túneles de PE-VLD 3,0 mm con una capa de señalización 0,2 mm

Historia

 

La fuerza del río Niágara han sido utilizada durante más de 250 años. Para utilizar la altura máxima posible de caída, Sir Adam Beck planeó un canal de 20 km de largo a principios del siglo XX. Este canal se ramificaba un poco antes de las cataratas y terminaba por debajo de los rápidos del río Niágara. La planta de energía "Sir Adam Beck #1", con una altura de caída de 89 m, se puso en funcionamiento en 1922. Más adelante, en los años 50 se llevaron a cabo diversas ampliaciones. Desde 1954, dos túneles suministran agua a la planta de energía "Sir Adam Beck #2".

„Niagara Tunnel Facility Project“

 

Con el fin de ampliar las plantas de energía hidráulica se trabajó en el proyecto "Niagara Tunnel Facility Project" desde el 2006 hasta el 2013. El túnel comienza por encima de las cataratas y termina tras 10,6 km en el complejo Sir Adam Beck.

Desde el principio la geología especial presentó un gran desafío. La totalidad del túnel transcurre por la formación Queenston, que consiste en diferentes capas de arenisca y esquisto. El esquisto Queenston es especialmente crítico, dado que se expande al estar en constante contacto con agua. Esto puede conducir a cambios en las formaciones geológicas y, en consecuencia, el suelo podría elevarse por encima del túnel ocasionando terremotos. Por este motivo el túnel debe ser completamente impermeable.

Revestimiento de túneles

 

Desde hace muchos años se emplean membranas de impermeabilización poliméricas para el revestimiento de túneles. Especialmente crítica es la fase de construcción e instalación ya que es donde suelen ocurrir daños a las membranas. Estos daños son difíciles de ver y a menudo solo son visibles tras la terminación de la instalación una vez que ya ha entrado agua. En ese momento sólo se pueden llevar a cabo reparaciones mediante complejos trabajos de inyección. Estos son muy costosos y parcialmente infructuosos.

Garantizar la libertad de fugas

 

Debido a la estricta exigencia de que el agua del túnel no entrase en contacto con el esquisto Queenston, hacía falta un sistema fiable a través del cual se pudiesen detectar daños al revestimiento. Por ello AGRU desarrolló en colaboración con STRABAG y PROGEO un revestimiento de túneles de múltiples capas con una base de PE-VLD.

Este innovador revestimiento dispone de una capa interior de polietileno conductora de electricidad así como un tejido conductor de electricidad. Ambas capas conductoras se pueden conectar a un dispositivo de medición, en el que un método automático, aumenta continuamente el voltaje hasta los 10.000 voltios. Esto solo es posible cuando la capa principal del revestimiento está completamente intacta, dado que en caso de daños la electricidad se pierde entre ambas capas conductoras. En caso de pérdida de tensión el aparato medidor puede detectarlo. Los 10.000 voltios fueron elegidos teniendo en cuenta la rigidez dieléctrica del polietileno. Este método no solo sirve para detectar agujeros sino que también detecta los espesores de pared significativamente reducidos.

Este innovador sistema permite la posibilidad de examinar los revestimientos de túneles en su totalidad en estado seco directamente tras su instalación. En contraste con los métodos de prueba eléctrica disponibles en la actualidad no se requiere ninguna película de agua para producir conductividad eléctrica Además, otros métodos sólo son capaces de detectar errores una vez que el agua ha penetrado completamente en este punto.

En caso de detectar un defecto se puede aumentar el voltaje hasta los 14.000 voltios, lo que hace que salten chispas continuamente en la zona dañada entre las capas conductoras. De este modo aumenta la temperatura en esta zona lo que hace que el punto pueda ser localizado con una cámara térmica.

Con este último desarrollo es posible detectar los daños más pequeños (por ejemplo, agujeros del tamaño de una aguja) directamente durante la instalación. De este modo se pueden llevar a cabo los trabajos de reparación antes del hormigonado del armazón interno.

Gracias a la excelente colaboración con STRABAG y ProGeo se pudo emplear este sistema de manera exitosa en el proyecto "Niagara Tunnel Facility Project". El empleo de esta novedosa forma de prueba no está limitado exclusivamente a los revestimientos de túneles sino que también se puede emplear este método de control de fugas en otros ámbitos como son los tanques de agua, la construcción de contenedores, techos planos, etcétera.

Follow us

Agru on Facebook

Agru on YouTube

Haga click en
"me gusta"

Solicitar boletín de noticias
ahora